Los inconvenientes de ser obeso que nunca te han contado.

Actualmente la obesidad es considerada una epidemia por los grandes problemas de salud que comporta y la cantidad de gente que la padece. Los problemas que con lleva son variados como la diabetes, trastornos cardiovasculares (colesterol, presión, arterial, etc.). Estos problemas son los que los médicos citan siempre cuando se habla del problema, pero hay otros, que no son citados por los médicos y que seguramente no mucha gente se ha percatado de ellos.

Problema 1: Los aviones.

Si uno no viaja normalmente en avión quizá no lo sepa, pero los asientos no son de los más anchos que ha creado el hombre, y por ese motivo en algunas aerolíneas hacen la guarrada de cobrar dos asientos (cosa ilegal, por cierto, y denunciable). Y si no estás lo suficientemente obeso como para ir en dos, da por hecho de que vas a sentirte como una sardina durante todo viaje.

Problema 2: La crema.

Este problema sobretodo se acentúa en verano, cuando al ir a la playa, piscina o sucedáneos  hay que ponerse el protector solar. Cuando tienes que ponerte crema tienes que ponértela en casi todo el cuerpo (lógicamente) y eso lleva a la deducción de que cuan más grande es uno, más crema gasta. Es como cuando tienes un tetrabrik de leche:
lo acabarás antes si usas vasos de medio litro que si usas unos de 200ml. Con la crema igual. Además, y esto es un poco cruel, hay que contar con los pliegues que cada uno puede tener, eso hace que aún tengas que usar más crema. Todo suma.

Problema 3: Los robos.

No hay que ser un premio nobel para percatarse de que la gente obesa es un objetivo claro cuando se trata de robos. Yo siempre pregunto: A quién le vas a robar, ¿al que te puede pillar, o al que vas a dejar atrás en un momento?  Y eso que yo de carterista tengo más bien poco, pero la idea queda clara. Si te roban es muy difícil que puedas perseguir a tu ladrón a no ser que seas una máquina i aún siendo obeso estés en una forma física suficiente para cascarte un acelerón de sopetón.

Problema 4: El calor.

En verano cuando el sol pega no tiene piedad con nadie, nos da a todos con la misma intensidad, pero hay algunos que reciben más sin poder evitarlo. Todo gira en torno al hecho de que cuan más grande es un objeto más superficie tiene para que los rayos de sol incidan sobre él. Si, habéis pensado bien. Cuanto más obeso está uno más le pega el sol, y más se calienta, con la consecuencia de que se pasa
aún más calor. Eso sí, en invierno es una ventaja el poder calentarse más rápido. No todo iban a ser inconvenientes.

De problemas hay más, de hecho podría haber escrito dos o tres más, pero lo he descartado porqué podría ser demasiado cruel, y no tengo yo la intención de mosquear a nadie.

En resumen y quitando un poco la coña del texto anterior, tengo que decir que yo he tenido sobrepeso durante bastantes años de mi vida y que ahora que no lo tengo me va todo mejor. Ya no es por el aparentar de estar gordo, o flaco (algunos flacos dan grima) si no el simple hecho de tener una buena salud. Quizá si eres obeso te de igual serlo porque te han enseñado a “quererte como eres” y con eso vas a todos lados, pero no, deja de utilizar esa excusa, esa excusa sirve cuando eres feo, o cuando padeces algún problema otro problema físico irremediable, no cuando te sobran 40 quilos. Todo se reduce a tu salud y bienestar.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s