El día que me levanté dos veces.

El día de hoy ha sido bastante raro por la simple razón de que me he levantado dos veces,  y cuando digo levantarme dos veces implica desvelarme, vestirme, volver a dormir y volverme a levantar.Voy a empezar describiendo el día por el primer suceso de la noche, cuando casi le doy de yoyas a mi madre:
Eran la 1:30h de la madrugada, minuto arriba minuto abajo, yo estaba durmiendo y mi madre ha venido a darme un beso de buenas noches (como todas las madres hacen, o deberían hacer). Lo que ha pasado es que no sé como me he medio despertado y he entrado en un estado “semidespierto” en el que he confundido a mi madre como una amenaza externa y he soltado un par de manotazos, por suerte suya estaba dormido y no le he dado. Después ya me he despertado del todo y me he dado cuenta de que casi me la cargo sin querer.
Después de esto me he vuelto a despertar y me ha parecido escuchar la alarma del móvil así que supuestamente la he parado, he consultado el mail como hago cada mañana y me he encaminado a la ducha. Notaba que me picaban los ojos en exceso, para ser sólo las 5:30 de la mañana. Una vez fuera de la ducha y estando medio vestido me he dispuesto a ponerme los calcetines cuando…

¡Sorpresa! En el reloj digital dónde debería poner “5:42” ponía en realidad “2:42”. Anonadado he cogido el móvil (con

el que he consultado el mail) he mirado la hora y efectivamente! Eran las 2:42 de la mañana, no las 5:42, hora a la

 que suelo levantarme. Después de cagarme en todo me he quitado los tejanos, me he vuelto a poner el pijama y me he vuelto a dormir hasta, esta vez si, las 5:30, hora de levantarse para ir a la universidad.
El día no ha tenido mucho más, aparte de ir como un zombi hasta que me tomado un café, aunque a decir verdad puedo explicaros una cosa más de hoy, es una cosa (o tipo de gente) de la que ya me quejé en su momento, la gente que toca la moral en el tren!
Estaba yo sentado tan tranquilamente (y cómodamente para que engañarnos) leyendo mi revista de “Historia y Vida” cuando ha aparecido una chica bastante hermosa y se ha quedado parada a mi lado (la isleta de asientos era de 3, yo estaba en el que queda solo y que tiene otro asiento delante), ha sido entonces cuando me he percatado que se quería sentar. Y se ha sentado, si, delante mio. Pudiendo sentarse al lado, dónde ella podía estirar las piernas y yo también, ha tenido que sentarse delante! Dónde he tenido que encogerme cual jersey de lana en la lavadora para que entrásemos los dos. Para más inri se ha puesto a tatarear las canciones que estaba escuchando y a hacer cosas con una carpeta mientras me iba dando golpes en mi rodilla. Ah, se me olvidaba comentaros un detalle importante: EL TREN ESTABA CASI VACÍO.

No sé que le pica a este tipo de gente, que le gusta ir apretada en el tren, yo no me he cambiado de sitio porque tenía que hacer gala de mi vagancia y porqué joder, la que ha venido a joderme el trayecto ha sido ella!

Esto ha sido todo lo que me ha pasado hoy, en el día que me levanté dos veces. Seguramente pensaréis “que tonto, HA – HA!”, pero en twitter me han comentado que no soy el único “tonto” al cual le ha pasado esto :D!

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Indefinido, Quejas

3 Respuestas a “El día que me levanté dos veces.

  1. Un delfín

    Lo que más me ha sorprendido es…te has duchado a las 2.30am?? Aaaau!!

  2. santi

    Una chica bastante hermosa se te sienta delante y te “molesta” pudiendo sentarse sola…. Y NO PILLAS LA INDIRECTA??? O no te gusta la carne… o estás en la parra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s