Limpiando la escalera.

Hoy vengo a explicaros como me ha ido en el transcurso de una misión que considero de nivel A (lo más de lo más): limpiar la escalera del bloque.

Seguramente os estéis imaginando un bloque de seis o siete pisos con un montón de escaleras, tranquilos, vivo en un bloque que solo tiene tres pisos (bajos, 1r y 2n) así que la faena no es mucha. El problema es que trabajar en un sitio que casi no he pisado en los 13 años que llevo viviendo en este bloque, es complicado. Es como ser un extraño en tu propio bloque. De todos modos, como tenía que hacerlo, me he cogido al escoba y me he ido hacia arriba del todo.

No ha tardado en aparecer el primer enemigo, el perro del vecino del dúplex, esos perros enanos que no dejan de ladrar por todo y que te hacen sentir como un delincuente aunque no estés haciendo nada malo (entendemos trabajar por algo bueno) . Después de estar barriendo polvo durante unos 20 minutos he pasado a la segunda fase de la misión, fregar.

Fregar puede resultar divertido y fácil, pero requiere un dominio casi experto de las cantidades de legía que hay que echar en el agua, no vale eso de “échale un chorrito” hay que hacerlo bien. Y ya no digamos el fregar en sí, hay que saber mover la fregona para dejarlo todo como dios manda y sin refregones. Una vez he tenido todo listo he subido otra vez hasta arriba, con mi “amigo” el perro.

Iba todo perfecto, demostrando mi arte con la fregona, mi brazo y la fregona parecían uno, fregando a la velocidad de la luz, hasta que he movido el cubo del agua con el pie. En ese momento me he dado cuenta que aparte de saber fregar hay que dominar el arte de “mover el cubo”. He volcado medio cubo de agua en el descansillo de la escalera. Resultado: una cascada de agua envenenada bajaba a toda leche por la escalera.

He tenido que actuar muy rápido pues en ese momento me he percatado que el rellano hace bajada hacia la puerta de un vecino y el agua, lógicamente, iba hacía allí. No sé cuánta agua entró por debajo de la puerta, sólo sé que nadie se ha quejado, por ese motivo intuyo que mis labores de contención dieron sus frutos. Después de contener un instante la cascada fui a por refuerzos, a partir de ahí todo fue muy fácil, el papel de periódico sirve para algo al fin y al cabo.

Como podéis ver hasta lo que parece “simple” puede convertirse en una odisea de la cual se pueden extraer moralejas, al de hoy es: no mover el cubo del agua con el pie para evitar posibles volcados.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Desvarios, Indefinido

2 Respuestas a “Limpiando la escalera.

  1. “Como podéis ver hasta lo que parece “simple” puede convertirse en una odisea de la cual se pueden extraer moralejas, SOY UN PUTO TORPE”. Eso es lo que he leído yo y me niego a reconocer que pone cualquier otra cosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s