El “Porqué”. Ese gran desconocido.

Hace ya tiempo que ando pensando en métodos para adivinar ciertas pautas de comportamiento de las personas, ese tiempo ha sido tiempo perdido, EL hecho de intentar establecer una pauta simple de actuar de alguien es misión imposible.

En mi caso, lo primero que pensé en hacer es un súper grafo de estados (una especie de esquema) con todas las opciones de comportamiento posibles, pero eso es excesivamente complicado, aunque hay que diferenciar a los hombres de las mujeres no es lo mismo la cabeza de un hombre, cuando se es hombre, que la de una mujer cuando no se es una mujer. Las diferencias son plausibles.

Como esta primera opción lo que intenté es sacar conclusiones a partir de la generalización de ciertas maneras de actuar que se de primera mano. Pero eso es un error, cada mente es totalmente diferente así que las generalizaciones puedes comértelas con patatas (o ensalada si eres sano). Como ya he explicado, entrar en la cabeza de alguien del sexo opuesto es sumamente difícil, así que he decidido quedarme en el nivel anterior. Los actos físicos mucho más fáciles de comprender, ya que analizar algo que se ve, es sencillo, o eso parece.

El problema está en saber interpretar lo que dicha persona quiere decir con sus actos. Cosa que suele ser muy difícil ya que uno no actúa si la cabeza no decide cómo actuar, y ésta ya hemos quedado que sea realmente complicada de comprender.

Os pongo un caso práctico, las mujeres. Pongámonos en situación: ella actúa de tal manera que aparentemente no muestra interés por ti. Y tú te preguntas: ¿eso, a que se debe?

Podríamos afirmar que es porque no le interesa saber nada sobre ti, el camino fácil para muchos, o podemos afirmar también que no muestra interés por cualquier otro motivo que reside en el coco de dicha mujer?

En este punto es cuando empiezas a darle vueltas al asunto tontamente pensando varias posibilidades. Pero…en que habíamos quedado antes? En que adivinar lo que piensa otro imposible casi en tu totalidad, así que antes de perder el tiempo, debemos pensar que si la otra persona quiere algo, ya se dará cuenta (o no) de que por ese camino no va bien.

A resumidas cuentas: darle vueltas a cosas que nunca sabrás por ti solo es una tarea sumamente inútil así que, Be Happy.

 

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo La Parabólica, Quejas

6 Respuestas a “El “Porqué”. Ese gran desconocido.

  1. Elvi

    Eso feo, tu no te ralles ni pienses en esas cosas. Cada cabeza es un mundo, no se puede intentar adivinar lo que piensa otra persona a no ser que la conozcas demasiado, porque si lo haces, lo mas posible es que falles y la acabes cagando. Un besito :*

  2. Pereperot

    iaa.. pero.. que fas? si no li dones voltes.. que fas? u.u

  3. Para mi se trata de be happy 😀

  4. Farfi

    jo estic amb l’etnos, siguem happies… (pero que corra el aire ¬¬)

  5. Catherine

    Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat@gmail.com

    besos

    Catherine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s